El ciudadano ilustre, la película de Mariano Cohn y Gastón Duprat, se llevó el Premio Platino a la mejor película iberoamericana de ficción. Al igual que sucedió en el Festival de Venecia con la prestigiosa Copa Volpi, Oscar Martínez, protagonista del film, fue reconocido como mejor actor.

La fiesta fue completa para El ciudadano ilustre. También se llevó el premio al mejor guión, bajo la pluma de Andrés Duprat, hermano del director. Según se supo el viernes pasado, tanto la película como Martínez obtuvieron además el Platino del Público en las primeras dos categorías.

El ciudadano ilustre ganó como mejor película iberoamericana de ficción y mejor guión, y Oscar Martínez se llevó el premio a Mejor actor. 

La ceremonia se celebró en Caja Mágica, de Madrid. Fue de la cuarta entrega de los Premios Platino, organizados por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda) y la Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales (Fipca).

El resto de las producciones argentinas nominadas no obtuvieron premio. Entre ellos, se encontraban El Marginal, de Luis Ortega, compitiendo en la categoría de mejor miniserie o teleserie iberoamericana; Natalia Oreiro como mejor actriz por su trabajo en Gilda; La luz incidente, de Ariel Rotter, presente en tres rubros técnicos, música, dirección de arte y fotografía.

Qué dijeron los protagonistas

“Este escritor me ha estado dando muchas satisfacciones”, afirmó el guionista Andrés Duprat, el primer argentino galardonado de la noche. Luego volvió a subir al escenario junto a los dos directores y a Oscar Martínez, para recibir el premio a la mejor película.

“Con todas nuestras limitaciones y capacidades sabíamos que había quedado la mejor película posible, pero dudábamos del recorrido internacional porque nos parecía que quizás era una temática un poco local”, admitió Mariano Cohn al diario Página/12. “Cuando estrenamos en Venecia nos dimos cuenta de que no era tan así: el público italiano la acompañó muchísimo y ahí sospechamos que podía tener cierta trascendencia. En este caso tuvo muy buen recorrido internacional y muy buena taquilla. Y ahí notamos que había funcionado, que la historia tenía cierto toque de universalidad. Y todos estos premios y distinciones nos permiten potenciarnos para las películas que vienen y para filmar más seguido también”, agregó Cohn.

“Con todas nuestras limitaciones y capacidades sabíamos que había quedado la mejor película posible, pero dudábamos del recorrido internacional porque nos parecía que quizás era una temática un poco local”, admitió Mariano Cohn al diario Página/12.

Además del premio que recibió Oscar Martínez en Venecia, El ciudadano ilustre ganó en España el Goya a la mejor película iberoamericana. “Es un buen cierre para toda la carrera que hizo la película y que empezó hace más de un año en el Festival de Venecia. Estamos súper contentos, tuvo más de veinte premios internacionales y cerrar de esta manera con los Premios Platino está buenísimo”, afirmó Duprat al mismo medio.

El póster de El ciudadano ilustre.

Almodóvar, los desaparecidos y la guerra civil española

El premio a la mejor dirección se lo llevó el español Pedro Almodóvar, por Julieta. A la hora de agradecer el galardón se produjo uno de los momentos más fuertes de la ceremonia. “Julieta es un drama que habla de cuando una chica cumple dieciochos años y se va sin una palabra”, relató. “El dolor de esta ausencia debe ser de las experiencias más dolorosas para cualquier persona; también cualquier desaparición. Quiero dedicar este premio a los cientos de miles de personas que siguen buscando a sus desaparecidos”. Finalmente, afirmó que abrir las fosas “es cerrar heridas y terminar para siempre con nuestra maldita guerra civil”.

Almodóvar, sobre Julieta: “Quiero dedicar este premio a los cientos de miles de personas que siguen buscando a sus desaparecidos”.