20 de marzo de 1969, plena guerra de Vietnam. John Lennon y Yoko Ono habían intentado casarse varias veces sin la presencia de paparazzi, pero no lo habían logrado. Hasta ese jueves. La boda secreta de la pareja más excéntrica de la época finalmente tuvo lugar en Gibraltar, colonia inglesa históricamente reclamado por España.

Lo intentaron muchas veces. La idea inicial había sido a bordo de un ferry, mientras cruzaban el Canal de la Mancha, pero en esa oportunidad no pudieron subirse por irregularidades en los pasaportes.

El fotógrafo de la boda de fue David Nutter, también elegido como testigo.

“Elegimos Gibraltar porque es tranquilo, británico y amistoso. Antes lo habíamos intentado en todas partes. Yo había decidido hacerlo en el transbordador para llegar a Francia ya casados pero no nos dejaron. Tampoco tuvimos demasiado éxito con los buques de crucero. Lo intentamos en las embajadas pero en Alemania se requerían tres semanas de residencia y en Francia, dos”, explicaría luego el propio cantante, según expuso Barry Miles en su libro El diario de los Beatles.

El gran día

Según detalla la revista Vanity Fair, John Lennon y Yoko Ono llegaron a las 8.30 de la mañana al aeropuerto de Gibraltar. La ceremonia comenzó a las 9 en punto, apenas abierto el consulado inglés, y duró apenas 10 minutos.

Lennon tenía puestos sus típicos lentes redondos y ella gafas de sol que no se sacó en ningún momento. El look de la novia se completaba con un sombrero de ala ancha, minifalda, medias hasta la rodilla y zapatillas.

Los testigos del casamiento fueron David Nutter, el fotógrafo que se hizo cargo de las imágenes, y Peter Brown, manager de los Beatles tras la muerte de Brian Epstein. Tal como dice la canción que se pubicaría en mayo de ese año, Brown fue quien aportó la idea para que se realice en Gibraltar.

A los pocos días comenzaron la luna miel, que se convirtió en una gira por la paz.

No sólo la boda duró 10 minutos. Toda la visita fue corta. Sólo 70 minutos después de haber llegado a Gibraltar, John Lennon y Yoko Ono se subieron de nuevo al jet privado rumbo a París.

La balada de John y Yoko

Para graficar el periplo que atravesó la pareja para poder casarse, John Lennon y Paul McCartney grabaron The ballad of John and Yoko. La canción es una crónica de las idas y venidas, que se lanzó como sencillo en mayo de 1969 con Old Brown Shoe como lado B.

En ese momento George Harrison estaba de vacaciones y Ringo Starr estaba trabajando en la película The Magic Christian. Según se especuló en la época, la grabación del tema a espaldas de ellos dos fue otro de los porotos que se sumaron para la posterior ruptura del grupo. En septiembre de ese año The Beatles grabaron su último disco, Abbey Road (Let it be fue editado en 1970, pero había sido grabado con anterioridad).

La luna de miel

Cinco días después del casamiento, John Lennon y Yoko Ono comenzaron la luna de miel. El 25 de marzo de 1969 viajaron a Amsterdam.

Ese viaje, más que días de amor y descanso, se convirtieron en una gira por la paz y en contra de la guerra de Vietnam. Fue en la habitación 402, la suite presidencial del Hilton de esa ciudad, que la pareja hizo la primera bed-in for peace, una protesta de siete días sin salir de la cama. Dieron entrevistas sobre el tema, rodeados de flores, con una guitarra y carteles que pedían por la paz.

Poco después, John Lennon y Yoko Ono repitieron la bed-in for peace en Montreal, Canadá.

En los días de la protesta, la pareja recibió a la prensa de 9 a 21.